miércoles, marzo 01, 2006

el customóvil
















Hoy la grúa se ha llevado mi coche… ese coche es parte de mi y, sí, sé que es un coche, pero para mí no es sólo un coche. Ha formado parte de mi vida, parte de nuestra familia… el primer recuerdo que tengo de mi coche es de cuando era niña. Tendría unos 4 años y yo estaba pasando el verano en el pueblo (como todos los veranos de mi infancia) y llegó mi tío con el coche… desde ese día hasta hoy ha formado parte de mi vida. En él he ido al pueblo, al médico, en él hice mis prácticas de conducir (recuerdo a mi tío diciéndome que lo importante era el recorrido del embrague y yo me preguntaba: ¿qué se será eso del recorrido?)... el año pasado heredé el coche, mi primer coche y con él me vine a Madrid… en él he traje mis cosas, te llevé las tuyas... en él he ido a Alaejos, mi pueblo, a mi casa, a Ávila, a Salamanca... con él hemos paseado por las calles de Madrid (y de otros muchos lugares, incluido el Alcampo, último viaje en él) y casi todo el mundo al que quiero y aprecio se ha subido en él.


Hoy mi customóvil ha muerto y con él, una parte de mi. Sé que sólo es un coche, pero era mi coche...

2 Comments:

Blogger Spidermanu said...

Sé lo que es perder un coche y sé lo que es perder un Opel Corsa, como bien sabrás.

También era mi coche de siempre. En el que hacía los insufribles viajes a Ferrol todos los veranos con mis padres y hermana, en el que me llevaron al hospital cuando, siendo un crío, casi pierdo un dedo de la mano derecha. Fue el coche que me confiaron mis padres cuando, tras el verano de 1998, aprobé el práctico del carnet de conducir. Todo un sueño hecho realidad: tener en mi poder el medio de transporte con el que había crecido.

En él me reí mucho. MUCHÍSIMO. Y hubo otras sensaciones, igual de placenteras. Y en él, al igual que en el tuyo, montaron las personas que más quería.

Y sí, al fin y al cabo, es sólo un coche. Pero no deja de ser un coche en el que se habían depositado sueños e ilusiones, que te había dado alegrías y disgustos... y eso, quieras que no, entristece.

Un abrazo.

jueves, 02 marzo, 2006  
Blogger Perezza said...

lo mejor del customovil eran los accesorios del maletero. menos mal que esos los conservas.
a mí era lo que más me gustaba del coche.
eso y las cacas que se le quedaron pegadas en el garaje, por culpa de la puñetera piscina de arriba.

larga vida al customovil...

j.

sábado, 04 marzo, 2006  

Publicar un comentario

<< Home